Cómo conseguir un buen hábito de ejercicio para ponerse en forma

Cuando se trata de ponerse en forma se dan dos situaciones. Por una parte aquellas personas que son conscientes de que deberían hacer ejercicio pero no quieren hacerlo, y aquellas que hacen que el ejercicio sea una parte importante en su vida cotidiana. La mayoría de nosotros estamos en medio de estos dos casos.

El mayor secreto para ponerse en forma es la motivación. Es importante saber que hemos de comenzar a hacer ejercicio no porque tengamos que hacerlo, sino porque queremos hacerlo.

Investigaciones recientes han demostrado que, una vez has establecido el hábito de hacer ejercicio físico a largo plazo, hay tres factores clave que influyen en tu motivación y te convertirán en una persona que no puede esperar para realizar actividad física.

Para ponerse en forma debes tomar el control de tu entrenamiento

Toma medidas para gestionar activamente tanto la duración como la intensidad.

Cuando hacemos ejercicio, normalmente solemos darlo todo al principio y poco a poco vamos cediendo al cansancio. Si quieres mantener la máxima intensidad el mayor tiempo posible, hazlo llevando un ritmo moderado y constante. Debes atender a tu condición física y a tus posibilidades. Lo importante es ir adquiriendo el hábito gradualmente.

Elige cosas que puedas hacer y que te hagan sentir bien

La confianza es un factor fundamental a la hora de realizar cualquier ejercicio físico para ponerse en forma. Tu capacidad física unida a tu capacidad mental son esenciales de cara a alcanzar tus objetivos. Si sientes que algo está fuera de tus posibilidades, o simplemente no es lo que esperabas, es probable que te desmoralices. Rendirse ante el primer obstáculo no es el camino. Por esta razón es muy importante mantener el índice de confianza alto cuando comiences a hacer un entrenamiento.

Un consejo para ponerse en forma. Concéntrate en todos los cambios que tu cuerpo va experimentando. El aumento del fondo físico, la reducción del estrés o la mejora de la capacidad del sueño, son pequeñas dosis de motivación que te ayudarán.

Apóyate en otras personas para hacer ejercicio

Hacer ejercicio con otras personas te ayudará a que todo sea mucho más sencillo, ya sea con tu pareja, un amigo o asistiendo a una clase colectiva.

En primer lugar, está el compromiso con otra persona. Es mucho más probable que abandones tu rutina de entrenamiento cuando solo eres tú a quien decepcionas. 😉

En las clases con más gente vemos el «efecto grupal», esa sensación de cohesión que ocurre cuando todos se mueven al mismo tiempo y con un objetivo común, que te puede ayudar a no bajar la intensidad. Cuando se está conectado con otros durante un entrenamiento, es más fácil desarrollar un hábito.

Si consigues aplicar estos consejos para ponerse en forma relacionados con la motivación, lograrás de una manera rápida y duradera buenos resultados físicos y mentales, hasta el punto de que no podrás vivir sin actividad física recurrente.

En Smartfit cuentas con todas las herramientas para que, prácticamente sin darte cuenta, el ejercicio pase a formar parte de tu vida.

Smartfit
Your Wellness Team

Leave a Reply